¿Por qué Venezuela?

El gobierno de Donald Trump ha dirigido un golpe de Estado en la nación bolivariana y designado un presidente interino, que además de una acción injerencista es anticonstitucional.
El gobierno de Donald Trump ha dirigido un golpe de Estado en la nación bolivariana y designado un presidente interino, que además de una acción injerencista es anticonstitucional. Foto: Prensa Presidencial

Venezuela sufre hoy la mayor embestida en la historia de la Revolución Bolivariana. Autor: Elson Concepción Pérez

Estados Unidos ha apostado a derribar al gobierno de Nicolás Maduro y, junto a algunos gobiernos oligárquicos de la región y la OEA, ha violado cuantas normas del Derecho internacional existen, y hasta reconocieron a un opositor que se proclamó «presidente» en un mitin con algunos trasnochados de la ultraderecha, que buscan cuotas de poder en un hipotético reparto del pastel si se elimina la actual administración, legítima, democrática y revolucionaria.

Estados Unidos, que se apresura a incentivar el posible estallido de confrontaciones que pueden costar muertos y heridos, no se acostumbra a que un gobierno de la región no acate sus órdenes y no aplique el modelo neoliberal capitalista que quieren imponer como patrón.

De Venezuela pretenden abolir, en primer lugar, su ejemplo, su resistencia, su permanente solidaridad para con otros pueblos, la construcción de un modelo de sociedad que ha llevado hasta la cima la realización de programas sociales inclusivos, que ha construido más de dos millones de viviendas en los últimos dos años, que ha llevado los servicios de salud, de calidad y gratuitos a toda la población, que enarboló la bandera de cero analfabetismo y prepara a decenas de miles de sus hijos como profesionales universitarios comprometidos con la construcción de un presente y un futuro mejores.

Sabe muy bien el imperio que en la geopolítica de las administraciones norteamericanas, la República Bolivariana es como una piedra en el zapato, un ejemplo a repetirse, un estandarte para la acción revolucionaria; y por tanto hay que destruir ese proyecto.

El apetito estadounidense para apoderarse de Venezuela tiene los ojos puestos en los recursos de esa nación, en su petróleo, que es la mayor reserva del mundo; en su oro, y otros metales que la convierten en presa codiciada.

Ayer, cuando un opositor de extrema derecha, desconocedor por completo de la Constitución del país y del Derecho internacional, se autoproclamó «presidente», todo estaba listo para que desde Washington se le diera el visto bueno, y tras el amo, los gobernantes de Argentina, Paraguay, Brasil, Colombia, Canadá, Perú, Costa Rica y la Organización de los Estados Americanos (OEA) dieron su apoyo al impostor.

Para que no quede duda alguna de cuál es el propósito de EE. UU., el presidente Donald Trump expresó en su cuenta de Twitter que «los ciudadanos de Venezuela han sufrido durante demasiado tiempo a manos del régimen ilegítimo de Maduro. Hoy he reconocido oficialmente al Presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, como Presidente interino de Venezuela», agregó Trump.

Imagino que en esta comparsa mediática con la que se quiere envenenar al mundo, las transnacionales petroleras norteamericanas estén esperando su turno para lanzar sus garras y apoderarse del petróleo.

El Departamento de Estado y el Pentágono deben ser de los primeros en recibir órdenes para ocupar ese país, con la ambición de establecer un dominio casi completo en lo que, desde la Doctrina Monroe, ha sido considerado el patio trasero para EE.UU.

Declaración del Gobierno Revolucionario: Debe cesar la agresión contra #Venezuela

El Gobierno Revolucionario de la República de #Cuba condena y rechaza enérgicamente el intento de imponer, a través de un golpe de estado, un gobierno títere al servicio de los Estados Unidos en la República Bolivariana de Venezuela y expresa su invariable solidaridad con el Gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro Moros . Tomado de Granma 

cuba y venrzuela

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba condena y rechaza enérgicamente el intento de imponer, a través de un golpe de estado, un gobierno títere al servicio de los Estados Unidos en la República Bolivariana de Venezuela, y expresa su invariable solidaridad con el Gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro Moros.

Los verdaderos objetivos de las acciones contra Venezuela son controlar los vastos recursos de esa hermana nación y destruir el valor de su ejemplo, como proceso emancipador y de defensa de la dignidad e independencia de Nuestra América.

Como expresara el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez: «La soberanía de nuestros pueblos se dirime hoy en la actitud ante Venezuela. Respaldar el legítimo derecho de la hermana nación a definir su destino es defender la dignidad de todos».

No deben olvidarse otros intentos como el golpe militar del 2002 y el golpe petrolero del 2003, la agresiva Orden Ejecutiva de los Estados Unidos que califica a Venezuela como «una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior» de la superpotencia, las medidas coercitivas unilaterales, el llamado a un golpe militar contra el Gobierno constitucional de Venezuela, la advertencia del Presidente de los Estados Unidos de utilizar «una posible opción militar» y el intento de magnicidio el pasado 4 de agosto contra el Presidente Maduro.

Los actos de un grupo de países y el vergonzoso papel de la OEA constituyen un nuevo y desesperado intento por aplicar una fracasada política de cambio de régimen, que no se ha podido imponer debido a la inquebrantable resistencia del pueblo venezolano y su voluntad de defender la soberanía nacional.

La Habana, 23 de enero de 2019

Informaciones relacionadas

Hace 12 años Chávez se convirtió en el presidente más votado de la historia de Venezuela

El presidente de la República, Nicolás Maduro, recordó aquel03 de diciembre de 2006 cuando el entonces jefe de Estado, Hugo Chávez  fue reelecto como mandatario nacional con una victoria histórica del 63%, lo que lo convirtió en el dignatario más votado de la historia democrática de Venezuela.

A través de su cuenta en la red social Twitter, @NicolasMaduro, compartió el siguiente mensaje:

En aquel año, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, emitió el primer boletín oficial con los resultados parciales de las actas de escrutinios automatizadas de la contienda electoral las cuales detallaron que Hugo Chávez obtuvo 5 millones 936 mil 141 votos, (61,35%) y que Manuel Rosales, por la oposición, 3 millones 715 mil 292 (38,39%) de los votos escrutados.

Celebración en el Balcón del Pueblo

Dirigiéndose a una multitud empapada por una pertinaz lluvia, Chávez anunció el inicio de una nueva época que tendría “como línea estratégica fundamental la profundización, la ampliación y la expansión de la Revolución Bolivariana, de la democracia revolucionaria, en la vía venezolana hacia el socialismo”.

El presidente Chávez manifestó en su discurso que había recibido llamadas de felicitaciones de su homólogo argentino Néstor Kirchner, y del recién electo jefe de Estado de Ecuador, Rafael Correa.

El candidato presidencial de la oposición para entonces, Manuel Rosales, admitió el triunfo de Hugo Chávez. /GG

Tomado de Resumen Latinoamericano.