Una reflexión necesaria a raíz del Decreto 349

La reciente puesta en vigor del Decreto 349, el cual establece las contravenciones de las regulaciones en materia de política cultural y sobre la prestación de servicios artísticos y de las diferentes manifestaciones del arte, ha generado preocupación en determinados exponentes del sector cultural cubano –algunos con cierta lógica y otros desde la sinrazón- alegando que dicha norma jurídica presupone una limitación a la libertad de creación, pero muy pocos -para no ser absoluto- han reflejado de manera objetiva que este responde a una necesidad imperiosa de defender en Cuba, por Cuba y para Cuba, a lo más genuino, autóctono, enriquecedor y motivador del acervo cultural cubano y con ello, a sus cultivadores, amén de críticas que pudieran estar implícitas en algunas de sus obras sobre la realidad contemporánea de nuestro país.

Ahora, lo que si no pueden desconocer sus más acérrimos críticos, algunos de los cuales han vendido su alma al diablo por un puñado de monedas y hoy alegan sentirse mambises de la cultura cubana, sin que jamás hayan desenvainado el machete para defender la patria de aquellos que solo pagan por desprestigiar la obra de la Revolución que los formó, pues desde hace mucho tiempo tienen el filo de su arma mellado, incluso antes de sacarla de la funda, es que Cuba ha estado y está bajo un asedio permanente por “…el Norte revuelto y brutal que nos desprecia…”, víctima de una guerra asimétrica dirigida desde los centros de poder de los EE.UU. cuyo principal objetivo es la desvalorización de la cultura, la juventud y la sociedad cubana, orientada a la desmovilización y separación de todo aquello que representa la Revolución en sí, elementos que no tienen en cuenta quienes atacan la esencia del citado Decreto, lo cual denota enajenamiento y una fuga de la realidad que daría risa, sino fueran tan serias sus repercusiones entre los jóvenes a quienes pretenden confundir con sus aviesas interpretaciones.

Asociación Hermanos Saíz. Cuba

Los centros de diseño de estrategias de comunicación ideológica norteamericanos, con todo su poderío mediático, propagandístico y mercantil, han utilizado las tesis de “encumbrados” analistas para estos fines, aludiendo una y otra vez sobre la mal llamada, o quizás mejor dicho, politizada libertad de expresión o creación, para lo cual sin escrúpulos, utilizan abultadas chequeras que pagan y promueven todo aquello que descontextualice, banalice y desvirtué lo más genuino del arte y la creación artística de nuestras naciones, una estrategia de la que Cuba no es una excepción.

Considero, más allá de posibles revisiones o análisis al Decreto 349, lo cual pudiera realizarse, que era necesario ordenar y regular un fenómeno que por su impacto ha trascendido el ámbito artístico, generando por su propia esencia antiartística el fomento de antivalores en nuestros niños y jóvenes, donde se ataca lo más genuino de la cultura, la creación y realidad cubana, elementos que deben ser preservados a toda costa de los enemigos conscientes y los tontos útiles que les sirven a sus propósitos.

El creador necesita la esencia de la libertad para hacer su obra universal, no pretender desde el libertinaje o la mediocridad, ofrecer un producto que solo en su ego fracasado o mercenario considere como lo más sublime de la creación.

Allan Dulles, ex jefe de la CIA en 1961, estableció como estrategia ideológica de enfrentamiento a los países socialistas, lo que desde entonces forma parte de la esencia de la guerra que se nos hace y cito:

Allen Welsh Dulles. Director de la CIA.        Foto Marvin Koner

“…De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. La literatura, el cine, y el teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas, que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos. Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, pero estamos hablando de ciencia, de una ciencia para ganar en un nuevo escenario la mente de los hombres. Antes que los portaaviones y los misiles, llegan los símbolos, los que venderemos como universales, glamurosos, modernos, heraldos de la eterna juventud y la felicidad ilimitada”.
“El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de las ideas las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”. Fin de la cita.

Si todavía alguno de los críticos del Decreto 349 no entiende de su necesidad, pues entonces debería, cuando menos, revisar sus aprestos ideológicos o sus prioridades patrias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.