Cultos evangélicos como instrumento de control social en América Latina

Por Chasqui Wa.

La explosión imparable de cultos evangélicos constituye un criminal mecanismo de control social. Se han expandido por todos los países latinoamericanos a una velocidad vertiginosa en las últimas décadas, ello es llamativo dado que aparecieron simultáneamente en todas estas sociedades con patrones comunes en lo que pareciera. Se trata de un intento de detener los avances de los movimientos progresistas; analizado pormenorizadamente evidencian más un discurso político-moralista que opera como control social.IMPOSICION EVENGELICA

Desde ya algunos años Chile, al igual que todos los países de la región latinoamericana se encuentran virtualmente bombardeados por innumerables grupos religiosos de denominación evangélica. El fenómeno merece una especial mención, dado que comporta ribetes de orden más sociopolíticos que específicamente religiosos.

En la década de los 60′ del pasado siglo había comenzado este proceso, pero desde el advenimiento al poder político en los #EEUU de Ronald Reagan y el ala ultraconservadora de los republicanos hacia los años 80′, se agiganta convirtiéndose en una estrategia política claramente definida. De hecho, aparece mencionado como un mecanismo a implementar en los Documentos de Santa Fe I y II, base ideológica de este proyecto de derecha del poder estadounidense.

Ahora bien: la proliferación de los grupos evangélicos que ha tenido lugar en estas últimas tres décadas llama la atención por varios motivos: Toda esta corriente surgió fríamente pensada como estrategia de manejo y control social para cumplir con un cometido perverso: es una forma de desconectar, neutralizar las preocupaciones más concretas de nuestros ciudadanos y eventualmente las respuestas que se le puedan dar. Ponen el énfasis en una cuestionable espiritualidad casi enardecida y apelando a una moralina simplificante.

MANIPULACIÓN

Estas iniciativas se mueven hábilmente llenando vacíos en los sectores más humildes y desprotegidos de la sociedad. Es claro que actúan según un mapeo de potenciales zonas conflictivas: aparecen y se desarrollan en los países y en las regiones más ignorantes, donde menor presencia estatal se verifica, y donde es más altamente probable que pueden darse reacciones e esas situaciones estructurales de injusticia y postergación. Actúan en ese sentido como claras y sopesadas estrategias contrainsurgentes. Paños de agua fría, mecanismos de contención, colchones suavizadores podría llamárseles.

En una sociedad como la chilena, con más de la mitad de la población por debajo de un nivel de lectura aceptable, debatiéndose entre tanta desesperación y falta de salida para sus grandes mayorías, a los sectores que se benefician de esa situación y pretenden perpetuarse sin que se dé ningún cambio estructura, estas iglesias fundamentalistas les vienen como anillo al dedo; así como también le son totalmente funcionales a los planes geoestratégicos de la potencia del norte.

eveng y trump

Para la política hemisférica de Washington todo lo que sea contestatario, foco de rebeldía, una voz que se levanta en contra de algo, etc.…, es potencialmente peligroso, pues podría poner en tela de juicio el statu quo, por ello, sin dudas, esos movimientos presuntamente religiosos o espirituales terminan yendo más allá de ello para pasar a ser movimientos políticos (véase #Brasil y #Colombia recientemente). Incluso movimientos políticos con sustento y respuestas económicas.

En otros términos, son instrumentos para sectores de poder que no desean el más mínimo cambio.

descargaLa pobreza tiene causas muy concretas, son las injusticias de nuestras sociedades, la violación sistemática de los derechos humanos, la explotación lícita y llanamente amparada muchas veces en el racismo que atraviesa a la sociedad de cabo a rabo. Pero a la población -léase “la feligresía”- no se le permite ver todo esto y más bien se la induce solo a resolver sus problemas personales puntuales en su espacio inmediato, nunca con perspectiva de futuro ni con un criterio de comunidad, de colectividad. En tal sentido el mensaje de estos grupos neo pentecostales no es más que basura. El discurso con que se presentan es sencillo, esquemático, rápidamente asimilable. En realidad, no hay precisamente un mensaje concreto en su pútrido tejido; antes bien proponen una visión casi maniquea de la realidad, basada en una peligrosa y cuestionable simplificación moralista de las cosas: “buenos y malos”. El demonio juega un papel de trascendental importancia en su lógica. Estas sectas destructivas apelan a un fanatismo, a un fundamentalismo intolerante.

Desde la experiencia chilena podríamos encontrarle distintas explicaciones a este fenómeno. Por un lado, las ciencias sociales nos indican que las religiones son un producto construido, un reflejo de las crisis económicas, sociales, políticas y culturales de quienes las practican. Es decir, las religiones las realizan personas con nombre y apellido, con necesidades, que sufren, que en muchas ocasiones no encuentran salidas a los grandes problemas de la vida. Las religiones son escoria. Son, en definitiva, instituciones basadas en el ejercicio de poderes. ” Las religiones no son más que un conjunto de supersticiones útiles para mantener bajo control a pueblos ignorantes ” dijo el teólogo italiano Giordano Bruno, lo cual valga aclarar le valió la hoguera. O siendo más cáusticos: “La religión existe desde que el primer hipócrita encontró al primer imbécil” según escribió Voltaire…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.